que sí, dispárate y me lo cuentas.

domingo, 23 de marzo de 2014

Ahora quiero que dispares,
que cojas el maldito revolver de tu padre,
dispares a las ventanas
y te apuntes en el pecho.

Quiero que te vayas,
que seas tú la que diga 'no es por mi si no por ti',
que seas el único motivo por el cual me auto-destruyo,
la única razón por la que me fijo en tu espalda todos los días,
y la última por la que lloro cuando me levanto.

Quiero que no me digas que me entiendes,
que te inventes que mi espalda es más bonita que la tuya,
que yo soy la bala que impacta sobre tus caderas,
y la única razon para quitártela y que salgas con vida.

Eras una ventisca de fuego,
te convertiste en agua salada,
y acabaste en lágrimas brotándose de mis ojos.

Pero lo que no sabes tú,
ni nadie que te conozca alrededor de 6 años,
es que aunque te dispares,
yo voy a estar ahí para evitar que te auto-destruyas.

Así que, 
venga,
dispárate y me lo cuentas.


2 comentarios:

  1. Mi texto favorito de todos los que has escrito (no me preguntes porqué). Me ha encantado.

    ResponderEliminar
  2. AWAWWWWWWWWWWW, muchas gracias askdfhdskjsgsdg.

    ResponderEliminar