(nuestra) lucha de gigantes.

lunes, 26 de mayo de 2014



Hay veces que las personas se dan cuenta de que hay algo en su vida que no deberían haber hecho, que tienen que cambiar los mismos factores para escoger un producto diferente. Yo no lo creo así. Hay días que te levantas con el corazón en el pecho, con su nariz marcada en tus ojeras (de no dormir) durante ocho horas de amor absoluto. 

Hay veces que te desmoronas y está esa persona ahí para terminar de desmoronarte y destruirte. Ahora que claro, hay otras veces que existe alguien que puede ayudarte a levantarte, pero creed que no voy a hablar de eso ahora.

Hay veces que te despiertas, y no está la almohada acolchada preferida de los domingos, el café recién hecho que ella te preparaba, las cortinas corridas y un sol precioso entrando por la ventana, que se dirigía como un hastío a tu corazón. Hay veces que te despiertas sin esa sonrisa tan bonita que esperas todas las mañanas, sin inspiración, sin nadie que te de las palabras que decirle a ese alguien al día siguiente.

Hoy es veintiséis de mayo, y me he vuelto a despertar sin ti, sin las noches bailando entre las calles, sin las tardes encima de los coches, viendo la típica película ochentera en un cine de automóviles con las palomitas tiradas por la carretera. 

Hoy tampoco te tengo a ti, ni a nuestra pequeña lucha de gigantes que solíamos hacer con las almohadas, un sábado de mayo por la tarde.


2 comentarios:

  1. Precioso texto, está claro que hay personas que terminan de desmoronarte y otras que te ayudan a volver a ponerte en pie, lamentablemente me junto más con las primeras.. Un texto realmente precioso, un besito :)

    ResponderEliminar
  2. muy bonito texto, si señor. hay personas que nos ayuda a levantarnos y otras que nos empujan al precipicio. Bueno, si quieres puedes ir a mi blog, tengo una entrada muy especial y si te gustó, si lo quieres recomendar, nos haría un gran favor a los Canarios http://sonrieporquetupuede.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar