Hastío.

domingo, 16 de noviembre de 2014

Dórmiré bajo la cúpula que tu espalda forma sobre mí.

Me escaparé de las musarañas que el vacío crea en nosotros.

Esperaré a que los quejidos se conviertan en amenazas de abrazos.

Moriré pensando en que te gustan mis elecciones.

Atropellaré miradas y otras drogas provenientes de ti.

Seré ese 0:09 de la noche en el que el último adiós se mandó.

Cogeré nieve y se lo tiraré a las farolas de ahí al lado.

Intentaré ser el que vive en el metro esperando a que el último tren llegue.

Cerraré los ojos suplicando un símbolo que me diga de que estoy listo.

Cambiaré de imperativo cuando la luz de tus ojos deje de emanar el imán que me atrae.



Te escribiré una carta con tan sólo dos palabras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario