Qué dificil.

miércoles, 26 de noviembre de 2014




No puedes quejarte de alguien, si ese alguien no existe.
No puedes llorar por alguien, si ese alguien no existe.
No puedes gemir por nadie, si nadie es nada.
Simplemente, no puedes sangrar.

Qué mal sienta no poder volver al pasado.
Qué bien huele la nueva forma de etiquetar las cartas.
Qué bien sienta el poder coger la bala con tus propias manos.
Y sentir que todas las ganzúas que dejaste abiertas corren en círculos.



Hay una cita muy efímera en 1984, que dice así:

"El poder no es un medio; es el fin de sí mismo"

Sólo espero que yo sea el fin de mí mismo,
y tú el medio del mío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario